Historia

Inicia como un taller familiar en un poblado llamado Contepec, del Estado de Michoacán, siendo el iniciador de este negocio el Sr. Raymundo Jiménez García. Para el año de 1930 su hijo El Sr. Raúl Jiménez Martínez, ya con la idea de crecer y desarrollar el negocio, se traslada a la ciudad de México en el año de 1940.

En donde comienza a fabricar en forma rudimentaria el dulce, y empieza a buscar mercado para distribuir sus productos que elaboraba, encontrando como mercado la zona llamada la “merced” que era el centro de comercialización mas congregado en esa época, poco a poco va aumentando su producción de dulces (frutas cristalizadas).

El Sr. Raúl Jiménez instala su taller alquilado en el barrio de la Candelaria por ser un lugar cercano a la Merced;

Los instrumentos de trabajo con los que contaba eran: un cazo chico de cobre, unos 25 kilos de azúcar y unos kilos de fruta según los que fuera a fabricar.

-

Para el año de 1955 el Sr. Jiménez funda su primer fábrica ya con terrenos y construcción propia. Contando con doce empleados los cuales seguían haciendo las labores de fabricación en forma rudimentaria, viendo el potencial de su mercado tuvo que recurrir a técnicas mas avanzadas requiriendo aun mas personal para laborar, el cual asciende a dieciocho empleados, para poder así cubrir la demanda que existía a nivel Distrito Federal.

El Sr. Jiménez comienza a tener cada vez mayor demanda de sus productos y en el año de 1958 analiza la posibilidad de vender a clientes foráneos, adquiere locales en el mercado Ampudia, que es el mercado de dulces en la zona de la Merced, el cual toma como distribuidora directa de su fabrica, de esta forma se da cuenta de la demanda que existe por parte de clientes foráneos y busca ampliar su mercado a nivel nacional. 

 

 

--

Sobre todo abarcando la zona sureste; para 1961 construye una segunda fabrica y ya contando con dos fabricas y una distribuidora el Sr. Jiménez aumenta la producción requiriendo ya de veinte personas y elaborando un total de 25 productos, y así durante veinte años el Sr. Jiménez trabajo con la misma línea de productos, tiempo en que sus hijos crecieron y comenzaron a interesarse en el negocio de los dulces.

En ese momento la situación económica del país era grave y los hijos del Sr. Jiménez ya con carrera universitaria ven la posibilidad de elaborar mas productos y abarcar un mayor mercado, creciendo la línea de productos con los dulces de coco y cacahuate.

En 1988; viendo que la producción era insuficiente, comienzan a planear la construcción de una nueva fábrica, esto les lleva un lapso de dos años, fundando la tercera fábrica donde se ven en la necesidad de crear JIMENEZ HERMANOS.

 

---

Esta producción de dulces de coco y cacahuate como sus otros productos de frutas cristalizadas se dan a conocer para su venta en el norte del país, y compran ya la materia prima directamente al campo.

En dos años se consolidan en la venta de estos productos, en el año de 1993 integran otro producto el cual es el tradicional camote poblano y han ido en carrera ascendente tanto en producción como en calidad, hasta la fecha se cuenta con tres fabricas y una distribuidora, las cuales son administradas por los hijos del Sr. Raúl Jiménez y con un numero total de cincuenta y cinco empleados.